Bitcoin y las criptomonedas no son una cobertura para la inflación

Más que una cobertura contra la inflación, las criptomonedas son una alternativa al sistema dominante en su totalidad.

Bitcoin y las criptomonedas no son una cobertura para la inflación

El presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, anunció recientemente que la Reserva Federal cambiará ahora su enfoque de la inflación como objetivo para cerrar "los déficits de desempleo". La Reserva Federal, en esencia, está duplicando las mismas políticas inflacionarias con las que experimentó durante la crisis financiera mundial de 2008.

Hablando en Jackson Hole recientemente, Powell dijo que la Reserva Federal no aumentará las tasas en el futuro cercano. También dijo que la Reserva Federal toleraría una mayor inflación, apartándose de la norma histórica de un objetivo de inflación del 2%. Este dinero barato y la política de buscar una inflación más alta llevan la flexibilización cuantitativa a un nivel completamente nuevo.

Un estudio de la Reserva Federal sobre las prácticas del Banco del Japón durante su crisis económica de 2013 advirtió que las metas de inflación más altas podrían dar lugar a "un interminable acomodo monetario, incluso cuando la actividad económica real es fuerte o cuando se acumulan los riesgos para la estabilidad financiera". El Banco del Japón había introducido en marzo de 2013 una flexibilización monetaria cuantitativa y cualitativa para estimular la economía japonesa y aumentar la tasa de inflación.

Tras el discurso de Powell en Jackson Hole, el valor del dólar cayó frente al euro, mientras que el oro se recuperó hasta sus máximos de 1950. Mientras tanto, Bitcoin (BTC) se ha estabilizado; Ether (ETH) se ha estabilizado; y las acciones han vuelto a subir. Sin embargo, la Reserva Federal no podrá invertir el curso de su nueva política tan fácilmente.

A medida que los gobiernos impriman cantidades infinitas de dinero a través de rescates y expansiones cuantitativas, la inflación probablemente hará que los precios de los commodities suban. Claramente, el sistema fiat es imperfecto. Los medios de comunicación cripto utilizan la amenaza de la inflación para proclamar los beneficios de las criptomonedas. En un contexto de reducción del producto interior bruto, desaceleración económica, rescates del gobierno y estímulos fiscales, Bitcoin y las criptomonedas han sido promocionadas como una cobertura resistente a la inflación. ¿La proclama? Deberías comprar Bitcoin porque las criptomonedas sirven como cobertura para el quebrado sistema fiat.

Bitcoin, sin embargo, sigue siendo una tecnología naciente. En tiempos de incertidumbre económica, los inversores todavía prefieren acudir al oro y a las acciones como activos seguros. En el caso del oro, según los datos de Morningstar, el índice de oro S&P GSCI ganó un 7,2% en los últimos tres meses de 2018, mientras que el mercado de valores cayó casi un 14%. Incluso durante el más reciente mercado bajista, cuando las acciones cayeron en un 33%, el índice de oro disminuyó sólo un 2%. El precio del oro se disparó en los siguientes meses hasta alcanzar niveles récord. La volatilidad del oro, sin embargo, puede ir en ambos sentidos. Casi un tercio de los gestores de fondos encuestados en la encuesta del Bank of America Global Fund Manager de agosto de 2020 declararon que creían que el oro estaba sobrevalorado.

Desde el presidente de Fidelity solicitando un nuevo fondo de inversión en Bitcoin hasta el multimillonario el gestor de Bitcoin y criptoactivos Grayscale informando de sus mayores entradas trimestrales de casi 1.000 millones de dólares, la demanda institucional de Bitcoin ha ido aumentando en medio de la pandemia del COVID-19. Esta atención institucional muestra la seriedad con la que los principales actores han estado considerando a Bitcoin como un activo invertible.

El dinero institucional, sin embargo, sólo está empezando a entrar en el ecosistema de la cripto, por lo que el mercado es todavía relativamente inmaduro y fragmentado. Las criptomonedas necesitan más tiempo para crecer antes de que se consideren ampliamente un activo seguro.

Los inversores hoy en día utilizan Bitcoin como resguardo de valor porque piensan que los precios se incrementarán en comparación con el dinero fiat. Estén advertidos: Esta no debería ser la única intención de invertir en el mercado de las criptomonedas. Si la gente está invirtiendo en este espacio porque el sistema financiero se está colapsando, entonces veremos un aumento de precios poco saludable seguido de un colapso en el índice cripto.

En tal escenario, los inversores acudirán en masa a la industria no por la tecnología en las criptomonedas o por la naturaleza deflacionaria de Bitcoin, sino por el miedo a quedarse por fuera de la tendencia. Los que sufren de FOMO creen que como todos los demás están invirtiendo, ellos también deberían hacerlo. Vimos que esto sucedía durante la ICO-manía de 2017, cuando los inversores querían principalmente hacer dinero - y no invertir en una tecnología innovadora.

Los inversores y los entusiastas de las criptomonedas a menudo hablan de las criptomonedas en relación con el dinero fiat, pero no era la intención de las criptomonedas estar correlacionadas de tal manera. La intención era crear una alternativa al dinero fiat.

Los entusiastas de las criptomonedas son los nuevos hippies del siglo XXI. No estamos protestando en las calles. Estamos construyendo una alternativa. Para construirla, necesitamos volver a nuestras raíces y dejar de correlacionar las criptomonedas con el dinero fiat.

No queremos que el mercado cripto crezca porque el sistema monetario tradicional haya fallado. Queremos ver crecer este mercado porque los inversores demandan elección y libertad financiera.

Fuente:https://es.cointelegraph.com